De todo un poco

SOMBRA AQUÍ, SOMBRA ALLÁ….

 

¿Qué es la autoestima? El diccionario de la lengua española, dice que es la “valoración generalmente positiva de sí mismo”. Generalmente positiva…, podría ser, pero también hay mucha gente que no se ve con tan buenos ojos. A mí me gusta más esta otra definición: ” valoración, percepción o juicio positivo o negativo que una persona hace de sí misma en función de la evaluación de sus pensamientos, sentimientos y experiencias”.  Creo que se ajusta un poco más a la realidad. Esta definición la he encontrado en una web de conceptos y definiciones (www.significados.com).

Nuestro equilibrio psicoemocional dependente en gran medida de ese concepto hacia nosotros mismos y una buena autoestima puede encaminarnos al éxito en muchos aspectos de nuestra vida. El sentirse bello ayuda a tener más seguridad en nosotros, pero ojo, sin llegar a ser una obsesión, puesto que prestarle a la imagen más atención que a otros aspectos también importantes, podría causar el efecto contrario y caer en frivolidad.

 

 

Hay estudios científicos que avalan lo dicho anteriormente y demuestran que la autoestima puede aumentar con el uso del maquille para resaltar y mejorar nuestros rasgos. Tanto es así que hay hospitales en España donde se imparten talleres de maquillaje para mujeres con cáncer, de esta forma contribuyen a mejorar la autoestima y el estado anímico, lo que supone un gran beneficio terapéutico.

Los expertos en salud emocional además aseguran que el hecho de maquillarse puede tener aún más beneficios:

Prevención de la demencia: Si, si, habéis leído bien. Una investigación realizada en la universidad de Chiba (Japón), afirma que si procuras adquirir la rutina de maquillarte todos los días sobre la misma hora, contribuyes a prevenir la demencia y a mejorar tu salud mental. En el estudio realizado con mujeres de edad avanzada, vieron que ayuda a mejorar el tono muscular, pues el acto de maquillarse implica mover los músculos tanto de hombros como de brazos, manos y dedos, a la hora de aplicar los productos, desenroscar, apretar, abrir y cerrar tapas…

 

Aumenta la creatividad: Igual que en el vestir, el maquillaje tiene una gran gama de posibilidades. Es como los complementos porque aporta un plus a tu indumentaria. Tú eliges el estilo que más te va con lo que llevas; también dependerá de la ocasión o de como te apetezca lucir ese día, por lo que tendrás que darle vueltas a la imaginación para ver que eliges finalmente.

 

Mejora el estado de la piel:  lucirás una piel más bonita, siempre y cuando los productos empleados sean idóneos para tu tipo de piel. Muy importante a tener en cuenta es su preparación antes del maquillaje y el desmaquillarla siempre, siempre antes de irnos a dormir.

 

 

Tiempo para ti: El tiempo que empleamos en maquillarnos, aunque muchas veces llegue a ser breve por la vorágine, es un tiempo que tenemos para nosotras mismas. Es una forma de mimamos y al tener que prestarle tanta atención a lo que hacemos, nos ayuda a desconectar del exterior.

 

Como podéis ver, el mundo del maquillaje es más complejo y profundo que la superficialidad mostrada en muchos ámbitos de excesiva preocupación por la belleza y la imagen corporal.

 

Por último, os voy a dar algunos trucos para aumentar la autoestima a través del maquillaje:

 

Es importante prestar atención a la teoría del color, pues cada uno de los colores tiene una carga de significado bastante potente en el inconsciente. Así por ejemplo los colores cálidos tipo rosa o rojo ayudan a vernos muy saludables, cosa que repercute en la autoestima. Usar un poco de pintalabios rojo para conseguir unas mejillas sonrosadas y aplicarlo después en los labios, conseguiremos una imagen muy fresca y atractiva. Además, este look es muy versátil, se puede usar tanto para ir a trabajar como para una cita y vale igualmente para una chica joven como para una mujer más madura.

 

Los colores como el naranja y el amarillo están relacionados con la alegría y el optimismo: el amarillo como sombra de ojos y el naranja tanto en ojos, como mejillas y labios puede ser también una combinación excelente.

 

Los colores neutros, también llamados nude, ayudan a realzar partes del rostro debido a que son similares a las tonalidades de la piel. Junto con estos, los beige y marrones son colores que transmiten mucha paz. Esta gama de colores da un aspecto muy natural que hace aumentar la confianza, pues al resaltar los puntos fuertes de nuestro rostro, en vez de esconderlos, estamos mostrando nuestra belleza propia.

La piel bronceada con unos pómulos rosados o melocotón, un lápiz labial del mismo tono que los labios y máscara de pestañas garantizan un aspecto suave y muy natural.

Con respecto a los tonos oscuros y fríos pueden ayudar a dar un aspecto más sexy, de seguridad y confianza, como serían los ojos ahumados. Resaltar los ojos siempre es una buena opción, porque la mirada dice mucho de la persona. La combinación de ojos ahumados o smokey eyes y labios nude es ideal. El ahumado también se puede hacer con colores como el marrón, gris o azul. Los colores metálicos dan también profundidad a la mirada, como el cobre o el bronce y los pintalabios nude crean una ilusión de mayor volumen.

 

Imagen tomada de la web del periódico El Comercio

 

 

No nos podemos olvidar de las pestañas que son fundamentales para embellecer el ojo; destacarlas también ayuda a ganar más confianza.

Por último y no por ello menos importante, quiero recordar que las cejas son el marco de los ojos; unas cejas definidas, pobladas y que enmarquen la mirada formando una armonía con el resto de los rasgos es muy favorecedor.

 

 

 

Ya sabéis, ahora a subir el ánimo y el de nuestras amigas. Sombra aquí….., sombra allá……

¡Hasta pronto!

6 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *