Ropa vieja / Ropa nueva

Metamorfosis de un vestido

Tenía un vestido de hace unos años, al que no sé por qué, le tengo mucho cariño. Me imagino que por lo cómodo y versátil que era:

Estaba hecho en tela de camiseta y tenía un bolsillo en el lateral delantero, que me encanta, porque me recuerda a las camisetas básicas que usaba de pequeña. Si es verdad que tenía la tela un pelín desgastada en algunas zonas, pero seguía haciendo muy bien su función, o eso creía yo hasta que mi marido con mucho cariño me insinuó que me quedaba distinto al año pasado. Es comprensible porque ya me he hecho más mayorcita y los cuerpos cambian, así que estuve pensando que hacer con él puesto que me negaba a desecharlo del armario.  Me acordé de que esta temporada se llevan mucho las camisetas y vestidos tie dye, (es una técnica de teñido de los años 60). El que os pongo aquí debajo para que sepáis de que hablo, es de la marca Just Fashion now.

Después de lo visto en las tiendas y buscando más ideas por la red, di con una solución para mi vestidito tan querido. Lo hice camiseta; pero en este caso, más que teñida fue destiña, ya que al no ser de color blanco la única forma de hacerle este efecto era quitándole el color usando legía.

El resultado fue el siguiente:

 

 

Os voy a hacer un resumen de los pasos que seguí para que el vestido terminase en camiseta desteñida:

 

Primero me probé el vestido y con unos alfileres señalé la nueva forma que quería darle al bajo.

Después, coloqué la prenda de forma que las costuras laterales quedasen una justo encima de la otra y lo sujeté con alfileres; así me aseguré de que el corte quedase totalmente simétrico, sin que la tela se moviera a la hora de cortarla.

 

Una vez cortada, metí en un barreño la parte de la camiseta que quería desteñir y con cuidado de no salpicar, eché legía sobre esa zona hasta que el tejido quedó bien impregnado. La dejé en remojo hasta que conseguí el color que quería, pero con cuidado de no pasarme de tiempo porque la legía se come las fibras y me podría dejar la tela tan estropeada que se rompería con facilidad. Los colores de tintes oscuros cuestan mucho decolorar, yo de hecho no lo conseguí del todo, se me quedó un color té muy clarito. Había zonas que no se me terminaban de decolorar del todo, así que enjuagué la camiseta bien e insistí un poco más con la legía SOLO en las zonas que no se decoloraban bien.  Para eso usé un spray.

Después de conseguir el decolorado que quería, lavé bien la camiseta para que se quitara toda la legía.

En el bajo no le hice dobladillo, porque me parecía gracioso que tuviera el efecto de prenda sin terminar.

Espero que este cambio de ropa vieja a ropa nueva os de ideas para que podáis aprovechar al máximo lo que tenéis en el armario.

¿Os habéis animado ya ha hacer algún cambio?  ¡Compártelo, así nos darás más ideas para que hagamos en casa!

¡¡Hasta pronto!!

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *