Un poquito de historia

EL ANTIGUO EGIPTO

En este post me gustaría daros a conocer algunas cosas sobre la indumentaria del antiguo Egipto.

Como ya sabéis, hay gran cantidad de hallazgos arqueológicos además de pinturas y testimonios escritos entre otros, gracias a los cuales se ha podido averiguar cómo eran las costumbres y vestimenta egipcias. Debido al clima y a los métodos de enterramiento, muchos tejidos, complementos y adornos se han conservado a lo largo de los siglos.

 

La historia del antiguo Egipto se divide en tres etapas: el Reino o Imperio Antiguo, el Medio y el Nuevo

A comienzos del Imperio Antiguo, predominaba la desnudez, pero con el paso del tiempo se consideraría un signo de baja condición social. Se cree que esto ocurrió debido a que las clases más pudientes empezaron a utilizar la indumentaria como un signo de diferenciación de rango respecto a las clases inferiores, o incluso a los enemigos contra los que se enfrentaban.

 

La ropa egipcia se realizaba en tejidos naturales, principalmente vegetales, como el algodón o el lino. Durante 3 milenios la mayoría de la ropa se confeccionaba prácticamente en lino por varios factores: el clima que, al ser caluroso y seco, hace necesario el uso de ropa resistente al sol y aislante, proporcionando así más frescor en verano y comodidad en invierno; su cultivo, ya que a orillas del Nilo las tierras son extremadamente fértiles e idóneas para su plantación; y sus cualidades antibacterianas, fungicidas y de fácil limpieza, algo muy apreciado por los egipcios, ya que consideraban la pulcritud como un signo esencial de pureza.

Conocemos por varias fuentes que también se usaba la lana, aunque en menor medida, ya que se consideraba impura por venir de un animal. Después de la conquista de Alejandro Magno, empezó a utilizarse para la fabricación de prendas de abrigo o para el hogar y no se permitía su uso en templos ni tumbas.

El colorido predominante en la vestimenta era el blanco, porque el sol incide menos sobre este. A parte del blanco otros colores más usados eran el rojo y marrón, pero solo se destinaban a fines decorativos, como figuras geométricas o de animales en vestidos, cuellos y mangas.

A lo largo de casi 3000 años no se dieron cambios significativos en la forma de vestir.

La prenda comúnmente usada por los hombres fue el Schenti. Este consistía en una tela rectangular que quedaba por encima de las rodillas cubriendo las caderas y la entrepierna; se anudaba por los extremos y se sujetaba con un cinturón.

 

En el Imperio Nuevo, esta prenda se alargó y se añadieron pliegues. Para las personas de alto rango empezó a utilizarse un Shenti más elaborado: plisado, almidonado y en ocasiones bordado. Los faraones llevaban también el Kalasiris, que consistía en una túnica larga rectangular, hecha a veces de una sola pieza, transparente y con flecos en los bordes.

 

El plisado de las telas era usado para decorar las túnicas y suponía un símbolo de poder y riqueza. Esta técnica era considerada un lujo debido a su complejidad y coste. El proceso para crearlo llevaba su tiempo pues era realizado a mano. Además, los pliegues no eran permanentes, por lo que estos desaparecían cuando se lavaba la prenda.

Esta foto muestra un instrumento con el que se realizaba el plisado.

 

El Kalasiris fue también el vestido principal de la mujer, pero su forma era bien distinta. Consistía en una falda larga, ajustada y con la cintura muy alta, que se realizaba de una sola pieza. Se sujetaba con dos tirantes que en ocasiones eran anchos y arropaban los senos.

 

A veces se cubrían los hombros con una capa corta o un gran collar adornado con piedras preciosas.

Algo muy curioso a destacar dejando a un lado la ropa, era el uso de la peluca. Alcanzaron un refinadísimo nivel de higiene, de manera que para evitar los piojos la mayoría de las personas se rapaban la cabeza. Hombres y mujeres llevaban la cabeza rasurada y cubierta con una peluca. Esto también ayudaba a protegerse de los rayos solares. Dicha práctica se generalizó a partir del Imperio Nuevo. Anterior a esto no todo el mundo se rapaba por lo que usaban otros métodos para desparasitarse.

 

La pelucas variaban de forma y estilo en cada época.

Los hombres se cubrían la cabeza con el claft que consistía en un tocado hecho con un tejido cuadrado de rayas, ceñido a las sienes en pliegues angulosos y colocado detrás de las orejas. La realeza también lo usaba, pero le añadían un símbolo distintivo.

Las pelucas se hacían con cabello humano.

Respecto a las mujeres del Imperio Antiguo y Medio usaban con frecuencia las pelucas de melena cuadrada o tripartita. La primera consistía en una melena abundante, con raya en medio, que llegaba hasta el mentón. La tripartita estaba compuesta de tres mechones uno a cada lado y el central cayendo sobre la espalda. En el Imperio Nuevo, las pelucas fueron variopintas y mucho más sofisticadas. Tenían diferentes capas de pelo con trenzas y cada mechón acababa en un tirabuzón o adorno

 

Aun podría extenderme muchísimo más sobre la vestimenta del antiguo Egipto, pero el fin de este post no es el de dar una clase magistral. Os invito, si os ha interesado el tema, a que investigueis. Hay muchísimas fuentes. Como os comentaba al principio, se han descubierto una gran cantidad de hallazgos y sobre estos se ha investigado y escrito mucho.

¿No creéis que es fascinante como se vestían en la antigüedad? Y nosotros pensando que estamos adelantados. Con los pocos medios de que disponían ¿no pensáis que se las apañaban muy, pero que muy bien?

¡Hasta pronto!

 



IMPORTANTE:

El objetivo de esta página es primordialmente educativo, no tiene ningún interés de lucro.  Algunas de las imágenes referenciales utilizadas se han descargado de la web. Pido disculpas si alguna de éstas posee derechos de autor y de ser así, agradezco se me informe para agregar los correspondientes créditos o en caso extremo retirarlas de la página.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *